martes, 25 de marzo de 2008

Bancos Locales Salen De Compras

Ahora las entidades financieras colombianas están "sacando su chequera" para adquirir compañías internacionales.

En 2007 lo hizo Bancolombia, al quedarse con el Banagrícola y ahora su rival, el grupo Gilinski está a punto de concretar la adquisición del Banco Comercial de Uruguay.

Un vivo ejemplo de ello lo protagonizan dos reconocidos banqueros que, paradójicamente, están enfrascados en un lío judicial por un antiguo negocio bancario. El presidente de Bancolombia, Jorge Londoño, en su reciente asamblea de accionistas, afirmó que uno de los mejores negocios realizado el año pasado por el conglomerado fue la compra del banco Agrícola de El Salvador por un valor de 900 millones de dólares.

“Para seguir creciendo después de esta adquisición, fortalecimos el patrimonio. A comienzos de 2007, el banco concretó la emisión de bonos subordinados por 400 millones de dólares en los mercados externos y acciones preferenciales por 480 millones de dólares, con mayoritaria participación de inversionistas internacionales”, aseguró Londoño Saldarriaga.

En tanto el principal socio del GNB Sudameris, Jaime Gilinski, antiguo dueño del BIC, vendido a Bancolombia, anunció que el Grupo está punto de concretar la negociación para adquirir el Banco Comercial, la entidad privada más importante de Uruguay, cuyos activos a diciembre de 2007 sumaron 1.375 millones de dólares.

Algunos analistas financieros opinan que Colombia como otros países de la región está mostrando buenos indicadores en el negocio de la banca.

“Lo fundamental es que para todo el mundo no necesariamente lo mejor es seguir comprando más cosas en Colombia. Para algunos que llevan un nivel de madurez amplio como Bancolombia la mejor decisión es salirse a buscar otras alternativas”, señala un banquero de inversión que no quiso ser citado.

El asunto es que la turbulencia financiera desatada en los mercados mundiales a raíz de la crisis hipotecaria en Estados Unidos y que ha generado gran incertidumbre frente a una posible recesión en la primera economía del mundo, está paradójicamente impactando de forma positiva a los mercados emergentes, entre ellos Colombia.

Por cuenta de la "subprime" no sólo se ha despertado el apetito de los inversionistas extranjeros por los bancos establecidos en América Latina, sino también el de los empresarios financieros locales que están expandiendo sus operaciones tanto en el cono sur, como en Centroamérica.

En tanto el principal socio del GNB Sudameris, Jaime Gilinski, antiguo dueño del BIC, vendido a Bancolombia, anunció que el Grupo está punto de concretar la negociación para adquirir el Banco Comercial, la entidad privada más importante de Uruguay, cuyos activos a diciembre de 2007 sumaron 1.375 millones de dólares.

Algunos analistas financieros opinan que Colombia como otros países de la región está mostrando buenos indicadores en el negocio de la banca.

“Lo fundamental es que para todo el mundo no necesariamente lo mejor es seguir comprando más cosas en Colombia. Para algunos que llevan un nivel de madurez amplio como Bancolombia la mejor decisión es salirse a buscar otras alternativas”, señala un banquero de inversión que no quiso ser citado.

En el mismo sentido, afirma el analista de Interbolsa, Andrés Jiménez, que en este tipo de operaciones lo principal es lograr las sinergias para complementar los nichos de negocios que cada uno está buscando.

“Colombia está llegando tarde a conquistar otros mercados, pues con la llegada de otros jugadores como el Hsbc se dio cuenta de la competencia que tenía que enfrentar”, dijo Jiménez.

Por su parte el gerente de investigaciones económicas de Corredores Asociados, Ricardo Durán, agrega que se trata de una estrategia de internacionalización de todos los sectores, incluido el financiero. “Ellos buscan un nicho similar, pero diría que en general, es llegar a una posición más sólida dado que las economías de los países vecinos son menos vulnerables a la actual coyuntura”, afirma.

Otra de las razones para que los locales miren a los países del cono sur y Centroamérica es que se buscan aprovechar las ganancias de la banca colombiana que en el último año superaron los dos billones de pesos, mientras que en el exterior los bancos han perdido valor.

El Citi, por ejemplo, uno de los mayores bancos del mundo ha insistido en que reduciría sus activos a 8.000 desde 11.000 millones de dólares, esto sumado a las pérdidas reconocidas por 6.500 millones de dólares, relacionadas con la crisis de los créditos que también han afectado su precio en bolsa.

Hoy, la capitalización del banco asciende a 145.000 millones de dólares, cuando a finales de 2006 sumaba 263.000 millones de dólares.

Es claro que con la transacción de los Gilinski en Uruguay, los empresarios buscan apoyar su proceso de internacionalización que ya cuenta con presencia en Colombia, Panamá y Brasil. Cabe anotar que además de ser propietarios del banco Sudameris los colombianos son dueños de la red de cajeros Servibanca.

“No sería extraño que el banquero Luís Carlos Sarmiento Angulo, también este detrás de este tipo de operaciones. Ellos siempre han estado en la mira tanto para comprar como para ser comprados y sí el país recibe el grado de inversión y se firma el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos de seguro va ver una oleada de inversionistas extranjeros interesados en estos negocios”, agrega Jiménez de la comisionista Interbolsa.

A estas razones se suma el hecho de tener la misma cultura latinoamericana, pues según los expertos no es atractivo, por ahora, entrar a Estados Unidos que es un mercado para competir o un mercado desarrollado como Europa.

“La gente se va a países con una tecnología similar y en la medida de lo posible que no tengan un nivel de competencia como el que hay en Colombia. Por eso se buscan territorios como Uruguay, Centroamérica, Panamá y el Caribe” agrega uno de los expertos.

Publication: Economic & Business Report - The Colombian Brief
Provider: Economic & Business Report
Date: March 24, 2008

No hay comentarios: