lunes, 3 de marzo de 2008

Ramo se alista para producir y vender en el mercado externo

Un manejo estricto de los costos, precios para que los márgenes no amenacen a la empresa pero tampoco el bolsillo de los consumidores y un criterio global, son sólo tres de los factores que le han permitido a Productos Ramo consolidarse como una de las firmas de alimentos de mayor tradición del país.

Esta empresa, que en 2006 vendió 117.983 millones de pesos, según cifras de la Superintendencia de Sociedades, se creó hace 58 años gracias a la necesidad de independencia de Rafael Molano Olarte, su fundador, quien hoy se mantiene al frente de la organización apoyado por sus ocho hijos y su esposa, Ana Luisa Camacho.

Ramo cuenta con capital netamente nacional y no tiene el menor interés en vender ninguna acción a multinacionales, pero está dando los pasos necesarios para convertirse en una de ellas, extendiendo sus operaciones a Estados Unidos y España, países donde ya tiene aprobados y homologados sus productos para la producción y comercialización.

Productos Ramo trabaja en la globalización, concepto que no es otra cosa que pensar con criterio global y actuar de forma local, según dice, Mauricio Molano, hijo mayor del empresario. “Ramo siempre se desarrolló con una concepción internacional y eso se evidenció a los 15 años de su constitución cuando comenzó a importar maquinaria para la industria de alimentos”.

El espíritu de independencia de Rafael Molano Olarte, quien fue educado con una cultura organizacional, lo llevó a buscar negocios teniendo claro que no quería ser un comerciante, porque aunque no tiene nada en contra de ellos, cree que el empresario trabaja procesos, investiga, combina recursos de manera eficiente y renueva procesos. En conclusión, es un líder transformador.

Sin embargo, estos aspectos no lo son todo. Uno de los factores determinantes dentro de filosofía de esta sociedad son los precios sociales los cuales se logran gracias al modelo económico manejado por la compañía, el cual está sustentado en la integración vertical.

Ramo produce desde las cuajadas en hatos propios, pasando por los alimentos para las gallinas, hasta la fabricación de muchas de las materias primas para la elaboración de productos como la achira, el maíz y las mermeladas, entre otros.

Como si esto fuera poco, Ramo cuenta con su propio molino, lo que le permite trasladar precios favorables al consumidor final.

Por ahora, Molano Olarte dice que no permitirá que a su empresa ingrese capital extranjero ya que no lo necesita. “Ramo es y debe ser una empresa multinacional y para eso se está preparando y por ello está planeando el montaje de plantas en California, en el sur de la Florida o en España”, precisa Mauricio Molano.

“Lo que estamos haciendo es lo necesario para cubrir el territorio nacional. Sin embargo, conocemos bien los mercados externos y la empresa está preparada tanto en su parte administrativa como en los procesos”, asegura el directivo, quien está convencido de que en un año y medio la firma logrará este objetivo.

La visión de Rafael Molano Olarte al frente de la organización Ramo, le permitió ser escogido como el Empresario del Año 2007 por parte de la Universidad del Rosario, que recientemente le entregó el reconocimiento.

Publication: Diario La República - Compañías e Industrias
Provider: Diario La Republica
Date: March 3, 2008