sábado, 8 de marzo de 2008

León Teicher es un economista que está al frente del Cerrejón

León Teicher ha hecho una brillante carrera profesional -dentro y fuera de Colombia- gracias a su gran habilidad para poner en práctica los conocimientos teóricos. A eso se le suma una especial flexibilidad para desempeñarse en ámbitos diversos y su capacidad para aprender constantemente. En su trato personal es sencillo y abierto, lo cual facilita su comunicación con diferentes interlocutores.

¿Cuáles son los pilares de su estilo gerencial?
Soy informal y pragmático. Me gusta el modelo participativo porque las mejores ideas vienen de las personas que dominan los temas de sus especialidades. Y pienso que es clave que fluya sin tropiezos el diálogo continuo, que todas las partes escuchen a los demás con atención antes de hablar.

¿Cómo maneja su proceso de decisiones?
Hay que involucrar muchas opiniones y análisis, pero no hay que olvidar que el responsable de las decisiones finales es uno. Eso es algo que no se puede ni se debe eludir.

¿Cuáles son sus herramientas gerenciales preferidas?
No creo en ninguna fórmula en especial, porque todas pasan pronto de moda al ser superficiales e incompletas. Hay que actualizarse de forma permanente, incorporando elementos valiosos de diversas fuentes, de manera que uno va armando continuamente su propio modelo gerencial. Siempre se tiene que tener en mente que nadie tiene la verdad revelada, que no hay recetas únicas, porque cuando uno se cree martillo todo lo que ve son clavos.

¿Qué busca al momento de seleccionar a sus colaboradores más cercanos?
Que sean inteligentes. Es decir, que tengan la capacidad de analizar y comprender al mundo. Esa inteligencia debe incluir la dimensión emocional.
La experiencia relevante en el campo de su desempeño profesional es otro factor crucial. Además, por supuesto, tienen que ser personas íntegras -honestas con los demás y consigo mismo. Y también es vital que sean buenas para trabajar en equipo.
Las organizaciones son sistemas en los que la productividad florece cuando sus integrantes dominan y respetan las reglas del juego.

¿Cuáles son las principales lecciones que ha aprendido de sus mayores errores y aciertos?
La principal equivocación es creerse infalible. Porque todos cometemos errores. Y es aceptable fallar siempre y cuando se aprenda. Pero obviamente no se puede exagerar ni en la frecuencia ni en la magnitud de los desaciertos.
Cuando uno la embarra hay que mirarse en el espejo y reconocer sin rodeos el error. Y para caer en cuenta de equivocaciones que uno mismo no detecta, se debe escuchar -en 360 grados y constantemente- las observaciones de los demás.

¿Cómo se debe ejercer la responsabilidad social?
Hay que obtener -y renovar día a día- la licencia social, que es la aprobación que debe dar la comunidad a todas las actuaciones de la empresa.

¿Qué le aconseja a los jóvenes profesionales que están iniciando sus carreras?
Desde el primer día tienen que hacer las cosas bien. La vida de uno es una pared en la que no se puede poner mal ningún ladrillo.
Además, al graduarse hay que evitar creer que uno se las sabe todas. Se debe ser ambicioso pero con humildad, reconociendo que uno aprende continuamente. Cada año que pasa uno sabe más por lo estudiado y lo vivido. Hay que respetar la experiencia y la madurez, lo cual no implica subestimar la creatividad y el empuje de los jóvenes.
Les aconsejo también tener una vida balanceada entre el deber y el placer. Y jamás descuidar lo esencial -la familia y la salud.

¿Cuál es su definición personal de liderazgo?
Un líder es alguien que se imagina lo que nadie se ha imaginado. Pero para lograr esto no se puede pensar y actuar solo, porque uno no es un genio. Hay que conversar con mucha gente capaz, para enriquecer la imaginación. Esa visión innovadora hay que comunicarla eficazmente. Y hay que darle recursos a los seguidores para que la puedan convertir en realidad.

¿A cuáles líderes admira y por qué?
Al presidente Uribe porque cumple perfectamente los tres aspectos anteriores.

RASTRO. León Teicher es economista de la Universidad de los Andes, y obtuvo su MBA de la Universidad de Stanford (E.U.). Inició su carrera en California (E.U.), en Ampex Corporation en el área de nuevos negocios. Luego se vinculó a la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad de los Andes. Después asumió la vicepresidencia de mercadeo y ventas de Carbocol, pasó a la gerencia nacional de mercadeo y ventas de Unisys, empresa en la que llegó a ser su presidente en Argentina y Uruguay y luego en Colombia. También presidió Xeon Technology en Vancouver (Canadá) hasta mayo del 2006, cuando llegó a la presidencia de Carbones del Cerrejón.

Publication: Portafolio - Economics Today
Provider: Diario Portafolio
Date: March 8, 2008