sábado, 19 de septiembre de 2009

Acerías Paz Del Río Producirá 700 Mil Toneladas En Tres Años

La compañía es propiedad de la multinacional brasileña Votorantim y tiene como meta llevar su producción de acero a 700.000 toneladas en 2012, para lo que está poniendo a punto los procesos de la compañía desde lo administrativo hasta lo operativo con la repotenciación del horno eléctrico y el mantenimiento del alto horno, corazón de la siderúrgica.

El analista ocupacional, Reinaldo Peña, que ha trabajado en la acería por 26 años, conoce la planta y minas hasta el más mínimo detalle, señaló que en las próximas semanas saldrá de funcionamiento el alto horno, “Elena” (llamado así por la esposa del primer gerente de la empresa), para su mantenimiento que en promedio se hace cada cuatro años, no obstante, entrará a funcionar el horno eléctrico repotenciado que se encarga de fundir material reciclado y aumentará su capacidad a 50 toneladas de acero, entre 35 y 40 minutos.

La compañía vive un proceso de transformación que no había tenido antes, por un lado, las instalaciones administrativas de la planta de Nobsa, muestran los contrastes de teléfonos de rueda y viejas máquinas de escribir, junto a un equipo de ingenieros que implementa el software SAP de gestión de negocios y procesos administrativos. Así mismo, han renovado los casinos e implementado medidas de seguridad que han llevado a importantes cambios en los índices de accidentalidad: de sesenta accidentes mensuales, pasaron a cinco.

Acerías Paz del Río, que entre enero y junio de 2008 obtuvo utilidades por 12.414 millones de pesos, presentó su balance semestral ante la Superfinanciera, el cual evidencia una pérdida neta de 57.076 millones de pesos.

Ante este resultado, el vicepresidente Ejecutivo de la siderúrgica, Gilson Danhoni Moraes, dijo que el saldo en rojo obedece a la situación internacional y la consiguiente reducción en el precio del acero. También enfatizó que las importaciones del metal se efectúan a precios muy inferiores de los del mercado, hecho que le quita competitividad a los productores nacionales.

Quienes le exportan al país acero barato, “venden en sus mercados locales (México, Venezuela, Brasil y China) a precios razonables y salen a ofrecer el excedente de producción regalado. Este es el problema que vivimos hoy en el mercado del acero en Colombia”, comentó el directivo brasileño y concluyó “no tenemos miedo a la competencia, mientras sea justa”.

De igual modo, el incremento en los precios de la energía y el gas impactó el rendimiento de la empresa que hoy cuenta con 2.300 empleados, produce 32.000 toneladas de acero al mes

Moraes señaló que esta situación amerita una “acción conjunta del gremio para proteger la industria local”.

Las exportaciones del sector en el país fueron del orden de 3.400 millones de dólares en 2008, 400 millones menos que en 2007. de esta cifra, 1960 millones de dólares fueron del sector de metalmecánica y 1.440 millones de dólares se vendieron en productos de siderurgia.

En la actualidad, la compañía cuenta con 2.300 empleados de los cuales cinco son brasileños y se desempeñan en puestos directivos. Desde la llegada de Votorantim en 2006, se pensionaron voluntariamente 400 trabajadores y 50 fueron despedidos.

La mano de obra de Paz del Río es, en su mayoría, oriunda de Boyacá y sienten a la compañía como propia pues han convivido con ella por décadas, además del hecho que fue fundada durante el gobierno del General Gustavo Rojas Pinilla, boyacense y de la zona.

Para mejorar la calidad de vida de las personas que rodean la planta, el año entrante instalarán un depurador de humos que reducirá los efectos contaminantes del manejo del hierro, carbón y otros compuestos que se generan durante el proceso.

Votorantim es el principal accionista de la empresa con 72,6 por ciento de las acciones. En un principio entró con 52 por ciento de los títulos, que obtuvo en la subasta en marzo de 2007, posteriormente adquirió 22,6 por ciento en una Oferta Pública de Adquisición (OPA); la gobernación de Boyacá tiene 20,9 por ciento y el resto está atomizado en alrededor de 300 accionistas. Los primeros dueños de la planta y sus minas de carbón y hierro fueron todos los colombianos, pero sus accionistas más relevantes eran los trabajadores que incluso invirtieron sus cesantías, a mediados de esta década, en la construcción de la planta de colada continua. Con la negociación, las acciones de éstos, según personas de la región, pasaron de ser insignificantes papeles de no más de 10 centavos a más de 170 pesos por acción, lo que llevó a una explosión inusitada de grandes camionetas 4X4 en el tranquilo pueblo de Nobsa Boyacá.

Publication: Economic & Business Report - Colombia Economics
Provider: Economic & Business Report
September 17, 2009

No hay comentarios: