lunes, 9 de junio de 2008

A Máximo Exportadores de Café la "liquidó" la revaluación

A Máximo Exportadores de Café C.I, una firma radicada en Caldas, la cogió la revaluación del peso y, literalmente, le dio tres vueltas.

La empresa, especializada en la venta de café verde a clientes de peso como la Mitsubishi y International Coffee Corporation, no aguantó trabajar con un dólar barato y la semana pasada su dueño, nada más ni nada menos que el propio gobernador de Caldas, Mario Aristizábal, un dirigente con tradición cafetera, decidió llevar la empresa a una liquidación definitiva.

El gerente de la compañía, Duván Vásquez, adjudica la "muerte" de la empresa sólo a la revaluación porque el mercado en el exterior tiene apetito por el café y mejor si es colombiano.

Máximo Exportadores nació en 1999 y dos años más tarde logró consolidar un grupo de cerca de 25 cafeteros grandes de Caldas para comercializar sus cosechas a futuro, un esquema, común en Brasil y en Centroamérica, pero para Colombia hasta ese entonces desconocido. Llegó a comercializar, bajo esta modalidad, hasta 80.000 sacos de café por año de esas finca productoras.

"Fuimos pioneros en el país en comercializar café a futuro, un esquema que hoy tiene implementado la Federación Nacional de Cafeteros, mediante las cooperativas. Los cafeteros alcanzaron a percibir entre 3.000 y 4.000 pesos por arroba por encima de los precios del mercado", señaló.

En 2003, con apenas cuatro años de operación, la compañía consolidó su crecimiento, pero, coincidencialmente, ese año apareció en Colombia la tendencia revaluacionista.

No obstante en 2006 Máximo Exportadores llegó a su punto más alto, al comercializar en el exterior cerca de 52 millones de dólares y tenía la proyección de llegar a 120 millones de dólares en 2009. Pero no alcanzó a esa meta. Las cifras se desinflaron en 2007. En esa vigencia vendió 48 millones de dólares, es decir, 4 millones menos que en 2006 y exportó 232.000 sacos. Vásquez estima que dejaron de percibir 5 millones de dólares por tasa de cambio.

"Jugó por un lado lo que se dejó de percibir por la revaluación y por el otro que las esquemas de cobertura cambiaria (contrato forward), que hacíamos con los productores en el esquema de ventas a futuro, tiene un límite en el cupo y el sistema financiero lo tiene asimilado a una línea de crédito y eso lo suman como cupo de endeudamiento. Por ello no pudimos hacer las cobertura totales", dijo.

Todo llevó a Máximo Exportadores a acogerse la semana pasada a una liquidación voluntaria tras haber entrado en una causal de disolución, al registrar en 2007 un patrimonio negativo por 18.885 millones de pesos. Los pasivos superaron en esa vigencia los 33.000 millones de pesos mientras el activo apenas fue de 15.020 millones. La firma terminó con una pérdida de 20.829 millones de pesos.

La decisión de liquidar la empresa no dio espera, no sólo por los indicadores negativos, sino también porque el precio del dólar no da esperanzas de recuperarse.

En esta misma situación se encuentran, al menos, otros 4 exportadores del Eje Cafetero, pequeños en su mayoría, que tampoco aguantaron trabajar con un precio de la divisa por debajo de la barrera psicológica de los 2.000 pesos.

Publication: Diario La República - Compañías e Industrias
Provider: Diario La Republica
Date: June 9, 2008