viernes, 5 de septiembre de 2008

Grandes Grupos Económicos Ceden Participación En Negocios No Estratégicos

Mayagüez dejará Cine Colombia a Santo Domingo, que a su vez vendió a Propilco, Red Colombia y Aluminio Reynolds. Ardila Lülle sale de Coltejer y Coltefinanciera y Bavaria le deja Brisa a Coca Cola.

Aunque las organizaciones empresariales vienen hace poco más de una década focalizándose en los negocios principales y vendiendo toda clase de empresas o activos que no cumplen ese objetivo, la globalización, los TLC, la competencia proveniente de las importaciones y la llegada de nuevas multinacionales los obligan a apurar las desinversiones.

"Esta es una tendencia que observamos con detallado interés desde hace varios años; los conglomerados están especializándose en sus fortalezas de negocio y dejan a un lado actividades que así sean rentables, no le agregan valor a su actividad principal produciendo un desgaste de recursos tanto económicos como humanos", dice María Gabriela Castro, presidente de la consultora Korn Ferry International para Colombia y Ecuador.

Durante la etapa de crecimiento económico de la primera mitad de los años 90, varios grupos económicos aumentaron su inversión en diversos sectores, disímiles entre sí.

Pero luego, en medio del freno económico y posterior recesión con la que se cerró esa década, los conglomerados tuvieron que empezar a desinvertir paulatinamente en algunos negocios en los que no eran eficientes o se desviaban de su actividad principal y que inclusive los llevaron a altos endeudamientos.

Fuentes de Cementos Argos dijeron que las últimas desinversiones hacen parte de una decisión de focalizarse en cemento, concreto y agregados.

Es probable que los recursos que la empresa reciba por la venta de activos vayan a parar a proyectos como la nueva planta en Cartagena.

Aunque con el canje de Merieléctrica con Colinversiones, Cementos Argos no salió del todo de la generación de energía, pues es el accionista más grande de esa holding, separó claramente su negocio principal de la gestión y administración de inversiones.

La salida del negocio eléctrico tampoco le preocupa porque conservará empresas y activos que le permiten autogenerar para sus procesos industriales.

Por su lado, Colinversiones definió como inversión estratégica la generación de energía eléctrica, en la que planea alcanzar el 20 por ciento del mercado.

Según el presidente de la empresa, Juan Guillermo Londoño, la idea es focalizar en el mediano plazo allí un 80 por ciento de su portafolio. Además de Merieléctrica acordó comprar a Generar S.A.

Colinversiones, agregó Londoño, también se prepara para vender en el mediano plazo su portafolio de inversiones en los sectores financiero, papelero y hotelero, valorado en 1.200 millones de dólares.

En el último año los hoteles en los que la empresa tiene participaciones accionarias hicieron inversiones por 36.000 millones de pesos para fortalecer sus servicios, especialmente en el segmento de hombres de negocios, y diferenciarse ante la alta oferta del sector hotelero. Esto último, unido a la maduración de las inversiones, son otras razones para salir del negocio.

El presidente de Bavaria, Karl Lippert, afirmó que la venta reciente a Coca-Cola del negocio de aguas Brisa se hizo porque la fortaleza central de la empresa que dirige es la elaboración y distribución de cerveza y maltas. En 2007, Bavaria también vendió a Postobón los jugos Tutti Frutti y Orense.

Otra desinversión ocurrida este año fue la de la familia Pacheco, que como parte del acuerdo firmado en 2007 con GE Money cedió el 22,8 por ciento del Banco Colpatria, por 160 millones de dólares. Su salida definitiva del Banco está prevista para el 2010.

Aunque la familia Pacheco ha manifestado interés en comprar bancos y empresas nacionales de la mano de GE Money, estos se concentran por ahora en seguros, capitalización, construcción y salud, a través de las marcas Colpatria y Mercantil Colpatria.

Tras el acuerdo de venta de Aluminio Reynolds Santo Domingo a Inversiones Arfel, dueño de la empresa Imusa, el empresario Alejandro Santo Domingo Dávila señaló que, sin ser una regla per sé, en la venta pesó la importancia de las economías de escala en el negocio de producción de artículos de cocina.

"Sin embargo, aún hay sectores en los que pueden competir empresas pequeñas con éxito", agregó.

Para este conglomerado, los negocios más interesantes son logística, medios de comunicación e industria. Aunque hay que agregarle el entretenimiento porque este año igualmente acordó la compra de Cine Colombia, al Grupo Mayagüez.

Este último dejó no solo el entretenimiento sino también el negocio siderúrgico -en los que se había entrado hace varias décadas- para concentrarse en producción de azúcar y biocombustibles.

En enero de este año hizo el último trámite y vendió a la brasileña Gerdau el 40,6 por ciento que le quedaba en Diaco y Sidelpa, por 107 millones de dólares.

El objetivo de la decisión del Grupo Sanford de salir de las empresas Petco, Propilco, Geón Polímeros y Carboquímica es desverticalizar su negocio tradicional de petroquímica y dedicar recursos a energía.

Y se queda por ahora en empresas de transformación de plásticos y sintéticos como Biofilm, Lamitech, Minipack y Plastiquímica y en sus "viejas" empresas de cables Cobres de Colombia y Centelsa.

Como a Colinversiones, a Sanford es probable que también lo estén animando los anuncios en el sentido de que en los próximos 10 años Colombia requerirá inversiones en proyectos de generación de electricidad cercanos a 5.000 millones de dólares, para atender la demanda originada en el crecimiento económico.

El bajo consumo per cápita de algunos productos y servicios también generarían mayor consumo de energía en el país y son otras razones de peso para poner buena parte del portafolio de una empresa en ese asador.

La Organización Ardila Lülle (OAL) cedió el control de la textilera Coltejer, a la mexicana Kaltex, y Coltefinanciera a CGF Financial Group.

Valorem, empresa del Grupo Santo Domingo, vendió el 80 por ciento de la empresa de tecnología Red Colombia a la chilena Sonda; el 50 por ciento de Propilco a Ecopetrol y por unos 350 millones de dólares, y Aluminio Reynolds Santo Domingo a Industrial Arfel (Imusa).

Corficolombiana -de la Organización del banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo- adelanta la venta de la empresa de grasas y aceites Lloreda, que hace algunos años le llegó por capitalización de acreencias, y también vendió a Huevos Oro.

El Grupo Sanford vendió otro 50 por ciento de Propilco a Ecopetrol y tiene en marcha una petición a la Superintendencia de Industria y Comercio para vender Carboquímica a la mexicana Mexichem.

Además, el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA) vendió cerca del 10 por ciento en Almacenes Éxito a la francesa Casino, y a través del Grupo Argos cedió la térmica Merieléctrica y sus participaciones accionarias en el Hotel de Pereira y Promotora de Hoteles de Medellín, a la empresa Colinversiones.

El Grupo Argos, del GEA, también está cerca de vender las minas en el departamento del Cesar denominadas "Hatillo" y "Cerro Largo", de las que se extrae carbón térmico para exportar.

Adicionalmente, incluirá los activos logísticos que permiten la exportación del mineral, como una instalación portuaria y el 8,4 por ciento del Ferrocarril del Norte (Fenoco).

Además, la cementera vendió a Renting Colombia, la firma Tempo, que es la que opera su flota de camiones de distribución

Publication: Economic & Business Report - Colombia Economics
Provider: Economic & Business Report
Date: September 5, 2008