lunes, 25 de febrero de 2008

Pyme de brownies incursiona en las grandes superficies

En Bucaramanga el gremio panadero es una tradición que se arraiga en las generaciones de los abuelos, que desde tiempos remotos han visto en este tradicional oficio, no sólo la manera de sobrevivir, sino de trabajar con dedicación, para la satisfacción de los ciudadanos que rodean el pequeño negocio.

Con este pensamiento, el ahora gerente de Productos Bony Ltda., William Roa, quien fue panadero desde joven en el pequeño negocio de su abuela, comenzó a interesarse por los estudios que realizaban los ingenieros de alimentos en esta pequeña industria bumanguesa.

Con sus ahorros viajó a Bogotá con el propósito de comenzar sus estudios en la Universidad Inca de Colombia.

Allí conoció a Nicolás López, quien se convertiría en su socio comercial, dada su capacidad en las ventas de golosinas en las universidades.

Fue una sinergia clave, en la que el conocimiento y la habilidad se mezclaron, dando como resultado una pyme que hoy día, abrirá una tienda en las grandes superficies en Bogotá.

“En este momento la oportunidad que nos brinda Carrefour es muy importante para lograr nuestro objetivo: que la tienda salga adelante y así podamos despegar”, dijo Roa.

A esta empresa que comenzó en 1993 con un capital de 400 mil pesos, para comprar utensilios para la fabricación de brownies y galletas y para el alquiler de una batidora, se vinculó toda la familia Roa cuando Heriberto Roa, padre de William, dispuso de sus ahorros para la compra de un carro que les permitiera llevar los pedidos a Nicolás, luego toda la familia viajó a Bogotá para hacer crecer el negocio.

Para el socio comercial, Nicolás López, era importante incursionar con el negocio de los brownies, que en los 90`s no eran muy conocidos en el mercado.

Gracias a sus constantes viajes al exterior, pudo traer ideas innovadoras del producto. Así comenzó la línea Premium, de la cual se comenzaron a vender 1.000 unidades semanales, hasta llegar a 16.000 y tenían una duración de 12 días.

Sin embargo, era imposible subsistir con sólo esta línea, por lo tanto, los empresarios investigaron la manera de hacer que el producto durara 45 días, haciéndolo menos húmedo y logrando comercializarlo en tiendas de barrio.

Al poco tiempo se comercializaban 180.000 brownies mensuales, convirtiéndose Productos Bony Ltda., en una pyme que podía competir con la que se encontraba posicionada en el mercado.

Esta línea de brownies se encuentra en Venezuela y Brasil, gracias a su calidad y duración, haciendo su comercialización más fácil.

La exportación de estos productos ya tiene la licencia requerida, sin embargo no se ha encontrado un distribuidor de confianza, que permita a esta pyme incursionar en otros mercados externos.

A parte de la familia Roa, se encuentran vinculadas a la empresa, otras 13 personas están beneficiadas del pequeño negocio pastelero.

Para el gerente, William Roa, es importante el apoyo crediticio, pero considera que es mejor, tener buena relación con los proveedores que permiten pagos a cuotas y con facilidades, debido a la confianza que se ha forjado durante estos años.

Para esta pyme, la labor social se realiza con el fin de brindar alimento a personas necesitadas.

“Queremos contribuir a la sociedad, mediante la donación de productos para eventos especiales, pues sabemos que Dios nos retribuirá la ayuda prestada”, afirmó William Roa.

Tienen políticas claras de apoyo a fundaciones, que mensualmente reciben 60.000 brownies para los menos favorecidos.

“Cada año escogemos 6 fundaciones con el fin de donarles nuestros productos y permitir, que niños, jóvenes y adultos mayores, puedan olvidar su situación por un instante”, dijo el gerente general de Productos Bony Ltda..

Publication: Diario La República - Compañías e Industrias
Provider: Diario La Republica
Date: February 25, 2008

No hay comentarios: